domingo, 26 de abril de 2020

the Profaneitors

     Jaco lo consiguió, después de mucho esfuerzo, pudo encontrar un traje serio y en condiciones.Ir al entierro de su abuelo, no era broma, y exigia un traje de tonalidades oscuras. 
   Él siempre vestía bastante informal, por lo que tuvo que rebuscar en su antiguo armario durante un buen rato. Sacó una gabardina, un chándal antiguo, un abrigo oscuro y a lo ultimo del armario,  al final, pudo conseguir el traje arrugado de graduación. que solo se puso una vez. Le venía un poco justo, ya que desde entonces había engordado unos cuantos kilos, pero lo podia llevar con un pequeño toque de distinción. No se planteó comprarse otro para la ocasión, pensó que con ese traje ya cumpliría con todos los dichosos protocolos de los entierros.
   Trabajaba en la gran ciudad, siempre vestía bastante informal. Su trabajo de programador en una antigua empresa de subastas se lo podia permitir. Aunque su jefe lo tenía amenazado, de que un día se lo llevaria a una subasta y que por lo tanto, tendría que tener algún traje digno. Había que dar una buena imagen.
     No era el mejor trabajo del mundo, pero le permitía ahorrar.  Tenía planes de comprarse un buen coche cuando se diera el caso. Era soltero, no tenía obligaciones, y prácticamente todo lo que ganaba lo podía ahorrar. Ya que sus padres siempre le tenían abastecida la nevera.
     Aquel fin de semana, llegó a casa de su abuelo, en una pequeña villa alejada de cualquier urbe importante. Pudo entrar con las llaves que le dejaron sus padres. Dejó lo que tenía y se dispuso a ir a la iglesia donde estaba citado con el cura.
     Sus padres no pudieron acudir ya que celebraban el cincuenta aniversario de casados en la Gran Manzana. A doce horas de viaje en avión, más unas tantas de espera. Jacob logró convencer a su madre de que no viniera, ya que nada más se podía hacer. Que disfrutaran del aniversario y cuando regresaran acudirían todos juntos al cementerio, para hacer una celebración familiar íntima, a casa del abuelo, y al albacea, para la lectura del testamento.
     Jaco asumió la responsabilidad; representar a la familia. No tenía más remedio. Aún vivía en casa de sus padres, pero la mayoría del tiempo estaba solo. Sus padres tenían una segunda residencia en la campiña cercana, donde pasaban la mayoría de tiempo, ya que estaban jubilados. De vez en cuando su madre acudia para visitar a su hijo, y para la programación que tenía con medicos, ya que su edad exigia una cierta revisión temporal como cualquier mujer de su edad.
    El autocar había dejado a Jaco en la oficina de correos del pueblo de su abuelo. Acudió con una pequeña bolsa pues no tenía mucha pretensión en ese fin de semana, simplemente cumplir con los tramites del entierro y un poco mas...
    Fue bastante triste la ceremonia; habían cuatro personas. Entre ellas, el cura y él, y dos vecinos más del entorno. Luego se fueron al pequeño cementerio que estaba a las afueras del pueblo. El coche que havia puesto la funeraria, llevaría al féretro hacia su lugar de descanso eterno. 
    Se notaba que el cura cumplía con su tramite sin ninguna expectativa, el abuelo de Jacob parecía ser que no había dejado marcado a nadie ni a nada. Una de esas personas que pasan desapercibidas por la vida. Fue enterrado según el rito tradicional del entorno. Luego los pocos vecinos y el cura marcharon para sus que haceres.
    Jaco se quedó mirando, la pequeña losa donde ponia la fecha de nacimiento y muerte de su progenitor. Le pareció contradictorio que después de una vida de lucha y sacrificio se acabara la vida en un abrir y cerrar de ojos, sin mas.
     Era un cementerio pequeño, familiar y poco acogedor. Bastante descuidado,  Casi todas eran tumbas en el suelo, con una pequeña lapida y poco más. No havia ningún panteón visible. Dicho cementerio estaba amurallado y la llave la gestionaba el propio cura.
     Hubo una lapida que le llamó un poquito la atención. Ya que no ponía fecha de nacimiento ni muerte. Una pequeña tumba olvidada por el tiempo, solo ponia el nombre del difunto un tal "Arthur faitfield". Casi era una de las tumbas más sucias y descuidadas del cementerio.
     Jaco marchó para casa de su abuelo, una vieja casa situada en el centro del pueblo. Constaba de dos plantas y un pequeño patio trasero, según recordaba Jaco de cuando era pequeño. Hacia muchos años que no  había ido a visitar a su abuelo. Tenia pensado pasar la noche en casa de su difunto y al día siguiente volver a coger el autocar con rumbo otra vez a su casa, en la gran ciudad. Le habían dicho que había una posada donde hacían buenas cenas, por lo que no se trajo nada en especial. Solo unos cuantos billetes para poder pagar la comida y nada más.
    Al entrar en la posada se sentó en la mesa más cercana a la entrada, poca expectativa tenía de quedarse mucho rato, solo lo suficiente para comer y largarse a la casa de su abuelo.
     Pidió un sándwich y una cerveza y fue a sentarse.  A los 5 minutos le llevaron desde cocina el pedido.
     Una joven se lo llevó. Se lo dejó en la mesa y cuando Jaco le dio las gracias, se quedó parado. La joven lo miró y también lo mismo. Durante un momento enmudecieron. Se conocían de pequeños. Fue como si retomaran de golpe antiguos recuerdos que quedaron sepultados por el paso del tiempo y en ese momento, ella le dijo.
 Jaco, !Que sorpresa¡
—Giselle, !vaya¡ esto no me lo esperaba....
¿Cuánto tiempo? Desde que éramos pequeños que no nos veíamos.
Si, es verdad. ¿Como están tus hermanos?
Bien, pero hace tiempo que salieron del pueblo. Están viviendo supongo que como tú, en la gran ciudad.
Jaco, se quedó perplejo. Fue una antigua amiga que tuvo cuando de pequeño durante algunos años vino a veranear al pueblo.
La encontró extraordinariamente guapa, pensó Jaco, y cambió un poco la perspectiva de su pensamiento. Esa noche prometía pasar de modo aburrido a modo interesante.
Quieres que quedamos esta noche y salimos a tomar algo, para rememorar los viejos tiempos...—Le preguntó Jaco
Vale, dentro de dos horas plego, y me iré a mi casa para arreglarme un poco, si quieres quedamos en la fuente de la plaza.
Ok me parece bien. ¿Sobre que hora quedamos?
Las 10 de la noche ¿te va bien?, conozco algún garito para ir a tomar un copa y charlar...
Ella volvió a la cocina, y Jaco comió lo más rápidamente posible pues quería llegar a casa de su abuelo para ducharse, y quitarse ese estúpido traje serio y formal, y ponerse su ropa habitual de siempre.
Cuando llegó a la casa, se fue directamente a la ducha, le costó poder maniobrar los grifos. Eran muy antiguos y sonaban todo el rato por la presión del agua. Por suerte, el calentador aún funcionaba. Y pudo ducharse con agua más o menos tibia.
Cuando acabó de ducharse se fue a la habitación donde tenía su bolsa.
 —Que estúpida mania de dejar la casa medio a oscuras, como todos los mayores—pensó.
Solo llevaba una toalla que le cubría sus partes. Cuando contempló la habitación se dio cuenta que estaba lleno de cuadros un tanto espectrales, pues solo habían pinturas de catacumbas y sótanos de iglesias. Y una librería llena de libros antiguos un tanto desordenada. Empezó a ojear unos cuantos libros. Algunos estaban escritos en ingles antiguo, y otros en latín. Pero le llamó la atención poderosamente un libro muy antiguo, con la solapa de terciopelo. Despegado por muchos partes y lleno de polvo, como si estuviera a punto de desquebrajarse por el tiempo.
     Al abrir el libro que se titulaba Viaje no registrado, se dio cuenta que tenia una dedicatoria:

" Y recuerda, solo los valientes arrebataran el Reino"  Arthur Faitfield.

     De algo le sonaba ese nombre, lo había visto en algún lugar en este dichoso pueblo. Le sonaba tanto la cita como el que hacia la dedicatoria. Pero, cerró el libro lo puso en la librería. y se dispuso a vestirse.
     Cuando salió de la casa, con dos giros de llave podría decirse que ya empezaba a tomar forma su cita inesperada.
     Llegó a la plaza del pueblo, sentada en el borde de la fuente estaba ella, Giselle. Mientras se estaba acercando a ella, rápidamente pensó que como podía ser que fuera tan guapa, y como podía ser que todos esos años el la había ignorado por completo.
     Mientras se iba acercando. Giselle le sonreía, y él no pudo evitar hacer lo mismo. Se acercó a ella, y no dijo nada.
—Las dos veces que me has visto, te quedas sin decir nada ¿Que estarás pensando? —dijo ella.
—Pues no lo se... la verdad...es que verte me enmudece. Eres muy guapa, y yo un afortunado, de hoy estar contigo—dijo Jaco.
     Ella lo cogió por el brazo y se levantó, empezaron a pasear por una pequeña avenida. Llevaba un vestido bastante femenino de color azul, acompañada de una pequeña chaqueta fina de color gris. Algunos transeúntes, que pasaban por allí, no podían evitar fijarse en ella.
—Tu también estas cambiado. Te veo más responsable y serio.
—¿Yo más responsable? Cuando las mujeres hablais de responsabilizad en los hombres, suena a muy aburrido. Y por cierto,¿Que pasa que antes no lo era?—preguntó Jaco.
—No mucho. De pequeños me ahogaste como unas cinco veces en el rió. Siempre me estabas chinchando y te peleabas con mis hermanos constantemente ¿Que no te acuerdas?
—Si que me acuerdo... Pero también me acuerdo de cuando estuvimos en aquel árbol viejo. lo que pasó.—dijo Jaco.
Ella empezó a ponerse colorada y le dijo:
—Me sorprendiste con aquel beso, yo no me lo esperaba.
—Yo tampoco, fue algo muy impulsivo. A mi no me dio tiempo a pensarlo, lo hice ya está.—dijo Jaco.
—si, pero, tu sabes que nos vieron mis hermanos y luego se lo dijeron a mis padres. Y ellos me prohibieron ir contigo. Decían que tu eras un chico de ciudad y que no me tendrías en serio.
     Jaco la miró, sorprendido y le dijo:—No lo sabía. Solo vi que ya no querías estar conmigo. Y me sentí como rechazado. Y como era bastante orgulloso, dejé de ir con vosotros.—dijo jaco en un tono bastante serio.
—Si que quería ir contigo, pero mis padres no me dejaban... de pequeña, siempre había estado enamorada de ti. ¿Que no te diste cuenta?—preguntó Giselle. 
     El se quedó bastante pensativo al respecto.
Cruzaron la acera y entraron en una especie de bar nocturno con una terraza llena de luces de colores que se asomaba al rió. Ya era de noche y las luces quedaban reflejadas en el rió ya que era bastante tranquilo. Ella empezó a saludar algunas personas que estaban allí. Se veía un entorno bastante relajado. Pocas personas, buen ambiente, buena música ¿Que más se podía pedir para esa noche?
Rápidamente los atendió el camarero. Ella pidió un bloddy Mary  y él un gin tonic. El camarero les sirvió y también les puso un cuenco lleno de pistachos.
—Bloddy Mary y pistachos., Wow, la combinación perfecta —dijo Jaco.
—Gin tonic, agitado pero no mezclado —dijo ella.
—Eso se dice con martini—replico Jaco.
—Ya lo se... pero no se me ocurría nada, tenía que ser muy rapida.
—¿Que has hecho estos años?—le preguntó Jaco.Ella lo miró y removió con un palillo un poco el bloddy, bebió un sorbo y le dijo: —Acabé la carrera de filosofía y después estuve trabajando dos años en la biblioteca de este pueblo, hasta que se me acabó el contrato. Pude conseguir el trabajo de pinche de cocina, lo cual combino con clases particulares. En estos contornos no hay mucho sobre lo cual puedes elegir.—dijo Giselle.
—¿No te atreves a ir a la gran ciudad?—preguntó Jaco.
—No, conozco muchos que han ido, pensando que les iría bien, y la mayoría han vuelto depresivos. Aquí ,llevando una vida mucho más sencilla, puedes sobrevivir.
Jaco cogió su gin tonic se levantó y le dio la mano a ella: —Vamos a ver el rio...me apetece un montón.
Ella se levantó y lo acompaño. Había un muro de piedra a media altura que les permitió dejar las bebidas encima del muro y contemplar el rio.
—¿Que sabes de mi abuelo?—le preguntó Jaco.
—Apenas nada, creo, sé que le gustaba mucho juntarse con Arthur faitfield y con el cura. Se tiraban muchas tardes jugando a las cartas, aquí en la posada.
—Arthur faitfield...vaya, Creo recordar que lo vi en una lapida en el entierro de mi abuelo. Después en una biblioteca medio destartalada que havia en su casa me encontré un libro dedicado por ese tal Arthur.
—Si, ese tal Arthur, siempre había sido muy enigmático. Fue un héroe de guerra de la segunda guerra mundial, muy condecorado por cierto. Creo que tu abuelo estuvo en el mismo batallón que él.—dijo Giselle.
—¿Y que ponía en la dedicatoria?—preguntó ella.
—Algo así como...que solo los que son valientes son los que obtienen o conquistan el reino. Parece como una frase de esas que decían en los batallones.
—No, yo creo que es una cita bíblica.—dijo Giselle.
—Aunque quien sabe, a lo mejor era un mensaje cifrado. Ya que Faitfield trabajó para el espionaje ingles. Y solían trabajar mucho en aquellos tiempos con mensajes cifrados y cosas de esas.—concluyo.
El se quedó pensativo y le dijo: Quien sabe....
En ese momento una pequeña brisa se desperto en esa noche, acariciando el flequillo de Giselle. La cual estaba apoyada con los brazos en el muro. Jaco se quedó contemplándola... y le pregunto:
Tus hermanos no estan por aquí ¿Verdad?
—No, ¿Por qué dices eso?—preguntó Giselle. Pensando que no era eso lo que tocaba en ese momento.
Jaco se acercó a ella, inclino su cabeza y le dio un beso en los labios. Ella le correspondió. Y durante unos segundos olvidaron donde estaban, para recordar toda una pasión que vivieron de jóvenes que quedó totalmente olvidada por el paso del tiempo.
¿Sabes que esto no nos va a llevar a ningun sitio, verdad?—dijo Giselle.
—Pues no lo se.... los actos impulsivos, son eso, actos impulsivos, nada mas—dijo Jaco mirándola a los ojos.
—Te entiendo....tu sigues tus impulsos y ya está ¿verdad?—dijo Giselle acariciándole la espalda.
—Bueno, no se mucho, no he tenido muchas relaciones, solo las justas y necesarias, para entender
que hay que vivir el presente, y pensar en el futuro muchas veces es llenarte la mochila de expectativas que pesan y que hacen que tu caminar sea más pesado.
—Entiendo...—dijo Giselle.
—¿Y que és de tu vida? ¿has tenido alguna relación importante?—le preguntó Jaco.
—Estuve casada... pero de eso hace ya algunos años y la verdad no me apetece hablar del tema en estos momentos.—dijo Giselle con cierta tristeza.
—!Vaya! no lo sabia...—dijo Jaco entendiendo que rápidamente tenía que cambiar de tema, ya que en su experiencia el sabía que a las mujeres había que  hacerlas sentirse cómodas, para poder proseguir y buscar algo más.
En ese momento, cogió una piedra que estaba dentro del muro y la tiró al agua y le dijo:





-



domingo, 12 de abril de 2020

CREATTIKUS 7 Cena con Maggie

     La madre de Lagio estaba encantada. Empezaba a socializarse con todos. La vecina del piso de enfrente le había traído una bandeja con un plun cake, impresionante. Oportunidad que aprovechó para tomar café con la vecina y charlar de tema de mujeres.
     Cuando Lagio llegó del instituto se quedó perplejo. La madre le presentó la vecina a Lagio.
—Lagio, ven. Te voy a presentar a esta amable vecina que nos ha traído un plum cake, !buenísimo!
     Lagio se quedó sin palabras, no sabía que decir. Maggie lo miró con una medio sonrisa. Y le dio la mano para saludarlo.
—Y lo bueno del caso, es que nos ha regalado un par de entradas para esta noche. Dice que ella no puede ir ya que esta noche tiene un compromiso en su casa. La entradas son para el club Pâparatzzi, que hace tiempo que tu padre y yo queríamos ir. Viene un grupo italiano de Jazz. Yo he pensado sino te importa, de ir con tu padre. Ya lo he llamado y me ha dicho que sí. No sé si hacerte la cena. o te pides algo de comida para que te la traigan ¿Como lo ves?
Lagio seguia enmudecido ya estaba viendo la trama y le pareció perfecta.
—No te preocupes mama. Tu tienes que prepararte para esta noche, ya pediré algo para comer. Me apetece algo de comida china.
—Perfecto, estoy muy contenta. Y está señorita se ha portado muy bien con nosotros. La tenemos que invitar a comer algún dia.
    Maggie se despidió sabiendo e intuyendo que Lagio ya sabia que esta noche tenia cita con ella. Lagio no tenia que dar explicaciones a sus padres de nada. Todo estaba muy bien montado.
     Cuando le dio la mano de despedida, Lagio la cogió fuertemente. Ella lo miró con intensidad. Y una fuerte descarga se produjo en ese momento, descarga de información. Vio como se entrelazaban en una tordida y lujuriosa pasión de la cual él quedaría preso. Donde pudo ver que ella no era lo que aparentaba. Pero los deseos que tenía de estar con ella eran tan grandes que lo tenían cegado.
     Ambos se despidieron y ella bajó las escaleras. Lagio cerró la puerta y se dirigió hacia su habitación. Mientras su madre, empezó los preparativos para salir esta noche con su esposo.
    No havia ropa que le gustase a Lagio lo suficiente, para esta noche. Revisó dos veces sus camisas, corbatas y no sabia exactamente que ponerse. El siempre había sido aconsejado que un buen italiano bien vestido paralizaba el mundo. Por lo tanto, se puso a pensar que tipo de ropa sería la adecuada. El único traje que tenia estaba descartado. No era tiempo de formalidades, sino todo lo contrario. Buscó y rebusco durante un rato hasta que al final dio con la formula adecuada. Unos tejanos ceñidos y una camisa de color azul que dejaba por fuera de los pantalones. El era bastante musculado por lo que la camisa ceñida le sentaba muy bien. Y  también, hacia contraste con el rubio de sus cabellos. Y como no llevaría  sus deportivos.
     Se duchó con mucho ahínco, tenía que estar impresionante esa noche. A la altura de una diosa, porque para él eso era. Una diosa y él un simple mortal,  y nada más. Consiguió una botella de vino italiano que metió un rato en la nevera. Y esperó, a que llegase la hora adecuada.


                                     *  *   *   *   *   *
   

     Todo daba vueltas, Milani y Constanci viajaban por el espacio, en una especie de turbina sideral que los transportaba. Con subidas y bajadas. Hasta que de golpe llegaron al puerto de una gran ciudad. Estaban en cima de un cargamento atado. Y en un barco que se disponía a zarpar. El golpe fue bastante contundente. Ya empezaban a estar un poco hartos de esta situación, pero era lo que tocaba en esos momentos. Cuando aparecieron y se recuperaron un poco del fuerte sopetón  empezaron a indagar donde estaban.

—Creo que estamos encima de un cargamento. Y estamos avanzando.—dijo Constanci.
—Estas seguro que tenemos que avanzar. Porque estamos creo encima de un barco y nos estamos alejando del puerto. Y tu y yo no somos hombres de mar. Estoy viendo mucha, pero que mucha agua alrededor.
    Los dos duendes estaban alucinados. No habían visto nunca el mar, ni un barco, ni una gran ciudad como los Angeles. Lo peor era que no sabían donde habían ido a parar.
—Creo que no estamos en nuestro planeta, Nos han mandado a otro lado, y lo peor, es que ni el alcalde ni los sabios están con nosotros.—dijo Milani.
—Pues salgamos de aquí y vayamos a esa gran ciudad.
—dijo Constanci.
    Por lo que los dos duendes comenzaron a correr y cuando llegaron a popa, fueron conscientes de que había que nadar mucho ya que se estaba el barco separando del puerto
—Esto son muchos pozos, pero que muchos pozos de recorrido. No aguantaremos—dijo Constanci.
—Es igual, saltemos y lo veremos por el camino, no tenemos muchas más opciones.
     Por lo que los dos duendes saltaron al vacío, mientras iban chillando de la emoción, aunque la llegada al agua se hacia interminable.
     Cuando llegaron al agua, Constanci dijo:
—¡Esta salada¡ Esto nadie me lo había dicho. De repente, de la profundidad subió un pez el cual intentó comérselo. Lo pudo esquivar pero sabía que ese extraño ser volvería a por El.  Sacó su cuchillo y se lo puso en el cinturón. Milani estaba a unos dos metros, ya peleándose con esos extraños seres marinos que se lo querían merendar.
     Los dos duendes permanecieron en el agua. El recorrido que tenían que hacer hasta el puerto les parecía infinito. Y la lucha contra esas bestias no paraba nunca.
     De pronto, Milani miró al cielo y se espantó.
—Corré, Constanci. Unos pajarracos gigantes vienen a por nosotros.— Constanci quedó horrorizado al mirar al cielo. Los dos duendes empezaron a nadar lo más rápido posible que podían. Estaban en una extraña tierra donde los peligros acechaban por doquier. Nunca habían visto peces ni nada parecido, por lo que el horror se apoderó de sus corazones.    
    Hasta que fueron alcanzados por una gaviotas las cuales con su pico los cogieron y se los llevaron para el cielo. Milani y Constanci no estaban acostumbrados a esas alturas. Las gaviotas se los llevaban. Y ellos no sabían que hacer. Estaban compungidos, con mucho pánico.
     Se fueron volando hasta que entraron en tierra, pero seguían sobrevolando. Milani observo que había un pozo cuadrado lleno de agua, con unos seres dentro de él. Por lo que sacó un cuchillo y pinchó el torso de la gaviota, la cual lo soltó de golpe.
     Milani empezó a caer en picado. Alcanzando una velocidad muy rapida cuando de golpe cayo en la piscina del hotel. bajó a bastante profundidad y cuando subió a la superficie en ese momento caía Constanci, el cual prácticamente hizo lo mismo para librarse de la gaviota. Estaban en un pozo extraño muy grande, con unos seres mucho más grande que ellos, y de fondo, se escuchaba una musica muy extraña que no alcanzaban a interpretar.
 
                          

                         *            *               *             *

 Lagio estaba bastante nervioso. Era su primera cita, un tanto extraña pero su primer encuentro con una joven que lo entusiasmaba.
Sacó de la nevera el vino italiano "Gran reserva" y cerró la puerta de su casa. Era las nueve y media de la noche. Sabía a que hora tenía que subir al apartamento de Magie, pero no sabría a que hora saldría lo cual le parecía prometedor.
     Magie vivía en un séptimo piso. Su ventana principal del comedor daba casi enfrente de la que estaba Lagio, pero tres niveles por encima ya que Lagio vivía en un cuarto piso.
     Picó al portero automático y  se abrió la puerta.  Él entró en el edificio y cogió el ascensor. Cuando llegó al séptimo, al salir del ascensor se fijó que la puerta del piso de Maggie, estaba abierta. Él entró con mucha prudencia. Se escuchaba una musica muy agradable una especie de jazz pero con matices bucólicos.
     Cuando Lagío entró en el comedor, enmudeció de la impresión. Magie lo estaba esperando con una copa de cava. Le indicó con el dedo que se acercase. El lo hizo y ella le dio la copa. Ambos bebieron pero no se quitaron la mirada de encima. Ella le sonrió y Él  se quedó alucinado al contemplar que el vestido que tenía Magie le sentaba como un guante. Parecía una chica bond. Al menos era lo que él pensaba. Era uno de los personajes favoritos de su padre. Muchas veces se había quedado con su padre para ver toda la serie de películas de ese agente secreto.
—Te queda muy bien esa camisa azul. La llevas en la medida justa, ni muy apretada ni muy holgada, me gusta. —dijo Magie, y le metió una cereza en la copa de cava.
Lagio ya perdió los papeles, se dejó llevar, no lo podía evitar, lo tenia hipnotizado. Se le acercó y le dio un beso en los labios. Ella le dijo:
—Eres muy directo, te saltas los protocolos de una manera muy sublime—dijo ella.
—He tenido ya contigo dos meses de protocolo, te he escuchado todas las noches, te he seguido con mi violin, y con él me he declarado. He soñado contigo con este momento, maravilloso.—le dijo Lagio.
    Ella le devolvió el beso. Y durante un tiempo escueto se fueron besando con bastante intensidad.
—No lo entiendo, eres  muy joven para tener ese porte de seductor. Una de dos, o has tenido mucha experiencia o alguien te ha aconsejado.—le dijo Maggie.
—Siempre has sido tu. Toda mi vida te he estado buscando. Y cuando te vi... supe que siempre habías sido tu. Eres mi musa de inspiración. No me apetece estar con nadie más solo contigo.—le dijo Lagio con tanta seriedad que a Maggie le empezó a temblar la mano que llevaba la copa.
     El se la cogió y la puso en la mesa. Y se  llevó a Maggie al sofa del comedor. Maggie estaba sorprendida de tanta pasión que havia en ese joven. Ella ya havia tenido anteriores relaciones con hombres incluso mucho mas maduros que Lagio. Pero Él era diferente.
Aquella noche tuvieron una gran velada. Cenaron, hablaron de sus vidas y disfrutaron de ese mágico momento que nunca se acababa.
A Maggie le parecía encantador el porte de aquel joven, incluso, angelical. Pero ambos, escondían secretos. Lagio venía de una transmutación de muchos años atrás. De angel a duende y de duende a hombre. Lo único que en la transmutación perdía toda información de la anterior forma. Aunque sí llevaba ciertos poderes ocultos de la Magicae Infinitum que saldrían a flote cuando los necesitase inconscientemente. Maggie venia también de mucho tiempo atrás, pero ella si era consciente de cual era su objetivo. Anular a Lagio en todo lo que ella pudiera. No debía de permitir que Lagio despertase de sus poderes. En ese momento empleaba armas de mujer, aunque en su interior no podia evitar que Lagio le atrajese más de lo necesario. Nunca había intimidado con un Angel siendo una experiencia que le atraía fervientemente. Pero trabajaba para las ordas del mal, por lo tanto era una ferrima enemiga de la causa inconsciente de Lagio.






SI QUIERES EMPEZAR LA SERIE CLIKEA AQUI

domingo, 5 de abril de 2020

CREATTIKUS 6 En el dominio de Melderhim

     No sabían como, donde, ni cuando. Era como si hubieran perdido el conocimiento; la consciencia de que estaban vivos, pero aparecieron, en el principio de las escaleras de piedra llenas de moho, barro y telarañas,  que conducían al  viejo y enigmático torreón.
     El rayo allí los llevó. Era de noche, hacia frio y la poca luz que entraba era refractada por la Luna llena. Ese era el único indicativo de momento de que ya no estaban en su mundo. Pues en este solo había una luna. Acto seguido, desapareció el rayo, se disipó entre la oscuridad de la noche.
     Las leyendas y crónicas del cosmos, hablaban sobre la importancia del torreón, en el equilibrio de la Magicae Infinitum.
     Era el cuartel general donde Melderhim acostumbraba hacer sus controles rutinarios de las estrellas, y de las dimensiones oscuras, que él controlaba.
     Estaban atónitos, apenas se podían mover. Habían perdido el control durante un buen rato en el viaje, hasta que poco a poco empezaron a ganar movilidad. No sabían si había sido un viaje en el tiempo, en otra era, en otra dimensión, ni nada de nada, estaban totalmente desorientados.
     Aunque, eran conscientes de que estaban en la morada del Guardian de las dimensiones oscuras, el Gran Melderhim.
     Los sabios y el alcalde ya habían estado una vez de jóvenes, cuando aún el pozo estaba abierto. Para Milani y Constanci , los más jóvenes, toda esa situación era muy novedosa.
     Milani empezó a gemir del dolor, y ese extraño olor a moho, humedad, suciedad,  y azufre producían en él nauseas. 
     Constanci lo miró: 
—¿Que te pasa? ¿Que te duele?  Preguntó el joven duende a su compañero.
 Me duele todo, y tengo el estomago revuelto por este olor... ¿Que nos ha pasado? Esto es peor que una de esas resacas... dijo Milani.
 Que estamos en las moradas del Gran Melderhim, en el principio de la escalera. Y ese olor a azufre es la sangre derramada a lo largo de la historia de todas las batallas acontecidas en pro de intentar conquistar el torreón, que no se han limpiado. La sangre de muchos caídos queda aún, en este torreón  contestó el alcalde.
     Él ya viajó hacia muchos años con los ancianos, cuando fue discípulo aventajado de uno de ellos, por aquel entonces.
     Estaban en el primer escalón que conducía hacia el cielo. Era de noche y la visibilidad del torreón apenas se podía ver. Y había que ir con cuidado, ya que el suelo estaba muy frio y muy enmohecido, lo que dificultaba el avanzar en condiciones. 
     Y lo peor, era que cada escalón era el triple de la medida de uno de ellos. Por lo que dudaron en subir, ya que llegar arriba podía ser eterno.
     Uno de los sabios que tenía el cuello un poco entumecido dijo al respecto:  Subir arriba nos puede costar días. Creo que es mejor  que Melderhim baje.  Supongo que tendrá que bajar para hacer pis o algo parecido.
     En ese preciso momento Milani mirando la noche dijo:  Creo que está empezando a llover afuera.— 
     Uno de los sabios, como pudo trepó por el muro para tocar el agua con las manos.  Creo que, esto no es agua, es... es pis...Arg, bueno, ya sabemos que no bajará. Es un lobo solitario —dijo el sabio.
—Creo recordar, mmm...según me acuerdo, hace ya de eso muchos años. Creo recordar..
 !Si! dijeron todos al unísono.
 Creo recordar, que tenía un asistente que le iba subiendo la comida, pergaminos, comunicados y todo eso. Abajo, en la aldea, ningun mozo quería ser asistente, ya que las subidas y bajadas de las escaleras acababan con ellos. Simplemente, tenemos que esperar que pase para engancharnos a él, para subir arriba. —comentó el otro sabio, el que apenas hablaba.
Todos, no podremosdijo el alcalde.
Los jóvenes podrían hacerlo, poseen mucha más resistencia que nosotros, pero no tienen experiencia para hablar con Melderhim. A parte, de que tendrían que estar durmiendo como todo el poblado, y no sé como lo han hecho para estar aquíDijo uno de los sabios. En ese preciso momento les acuso con el dedo.
 Iremos los mayores dijo otro de los sabios, enérgicamente.
 Aun tenemos energía para hacer lo que haga falta —insistió.
   Por lo que sentados  en un escalón estuvieron esperando que pasase el ayudante.

                                 *   #    *   #    *   #    *   #    *

    
     Esa mañana, Lagio, como de costumbre, salía de su casa para ir a estudiar. Cargado con una mochila, que llevaba sobre sus espaldas. Y con los auriculares puestos en los oídos, para amenizar esos diez minutos de caminar que tenía, para llegar al instituto.
    Al salir a la calle, vio a la joven guitarrista, que estaba en el portal de enfrente de la calle, discutiendo con un hombre. Esté la cogió por el brazo fuertemente... Algo no estaba yendo bien.
Me estás haciendo daño, bruto.....Dijo la joven.
     El hombre con la otra mano le iba diciendo en voz fuerte algo que Lagio no lograba entender. Lagio se asustó, cuando vió como ese hombre le retorcia el brazo a la joven. Y corriendo, se fue hacia ese individuo que era muy corpulento, y sin pensárselo, se lanzó sobre él.
     El hombre se dio cuenta y con la mano derecha le propinó un buen puñetazo , al cual tiró al suelo. Ella gritando dijo que iba a llamar a la policia. Por lo que el hombre se fue corriendo. Mientras, girando la cabeza le iba diciendo a la joven unas palabras que no se entendían.
     Lagio permanecía tumbado en el suelo. La joven se acercó para ver como estaba. No había perdido el conocimiento, pero estaba bastante aturdido.
Lo siento...Le dijo la joven. Lagio se fue levantando poco a poco. Ella le empezó ayudar para levantarse.
—¿Quién es ese mafioso?—Preguntó Lagio a la joven, la cual se calló como evitando hablar del tema.
—Te ha dejado un buen morado en la cara. Vente conmigo, te llevo a mi casa para hacerte una cura.
—No hace falta...tampoco no es para tanto.— dijo Lagio, con el poco orgullo que aun le quedaba. Aunque notaba bastante dolor en la cara.
—Si hace falta... luego, supongo que como llegarás tarde te llevaré al instituto en mi coche.—dijo la joven.
     Subieron por las escaleras, y al ser un edificio alto sin ascensor tuvieron que subir a pie. Lagio mostraba cierta dificultad al seguir, debido a la caída pero intentaba llevarlo con mucho disimulo.
     Cuando entraron en el piso, lo llevo al comedor donde estaba también la cocina. De allí, sacó un pequeño botiquín, y con algodón y un poco de agua oxigenada le fue limpiando la herida.
—¿Como sabes que estudio en el instituto?—preguntó Lagio intrigado, mientras, se preparaba para recibir el algodón impregnado en agua oxigenada, sabiendo que eso escocería un poco. 
—Porque tengo un par de amigas que estudian en el instituto, y no saben otra cosa mas que hablar de ti. Del italiano guapo con pinta de nórdico que ha llegado al instituto.—dijo la joven guitarrista.
—A parte, de que tocas muy bien el violin, eres un crack— dijo ella mientras le limpiaba la herida, soplándole un poco, ya que escocía lo suyo.
 Bueno, ay....¡esto escuece¡, lo tenía un poco abandonado, pero tu me has inspirado para tocarlo otra vez.— dijo Lagio.
    Ella paró por un momento, y lo miró a los ojos, le gustó lo que le dijo Lagio. Y le empezó a soplar en el morado de la cara impregnado de agua oxigenada. En ese momento, hubo una especie de conexión profunda entre los dos. Un cruce de miradas que enmudecido a ambos. A Lagio le pareció que había merecido la pena recibir ese golpe, para poder estar cara a cara con ella. Pensó que tenia unos labios muy bonitos. Por unas milésimas de segundo pensó en besarlos. Aunque no lo hizo. Le parecía muy bella y atractiva.
Si me vas a seguir mirando así, me veo obligada a enamorarme de ti,  y creo que te llevo unos años—dijo ella bromeando. Y terminó de guardar las cosas en el botiquín. Él la continuó mirando., mientras le decía:—Lo siento, a veces soy poco disimulado.
     Bajaron por las escaleras y al doblar la esquina cogieron el coche de ella, un tanto destartalado. pero que aún hacia su servicio.
—Te has quedado mudo no dices nada.—dijo la joven.
—È solo che la tua bellezza mi ha intorpidito.
—¿Como ? ¿Que has dicho?—preguntó ella.
—Nada, nada—a veces se me escapa el italiano sin yo quererlo.
    Aunque no era tonta para saber e intuir lo que le había dicho en italiano.
    Cuando llegaron al instituto antes de bajar del coche Lagio le preguntó a ella:
—El precio del puñetazo que me han dado merece una respuesta tuya.
Ella lo sonrió y le dijo:—Dime...
—¿Como te llamas?—Le preguntó Lagio.
— Ah, no...con solo un puñetazo no llegas al nivel para que yo te diga mi nombre, te faltan créditos.—dijo ella medio sonriendo.
     Lagio se sintió que lo dejaba fuera de juego, entonces salió del coche. Y cerró la puerta. Al instante la volvió abrir, la miró y le dijo: Quedamos esta noche, trae al grandullón ,y que me atice una paliza. Supongo que así podré llegar al nivel y sabré tu nombre.—dijo Lagio, se giró y empezó a marcharse.
     Ella abrió la ventanilla y le chispeó con los labios para que Lagio se girara, y cuando lo hizo le dijo:
Maggie, así me llamo.— Maggie,... !Margarita! repitió Lagio. Él la sonrió.
—¿Y el tuyo?—preguntó la joven.
—¿El mío?.... No te lo puedo decir así de golpe, cuesta también lo suyo.—Le dijo Lagio guiñándole un ojo.
—Venga va, si me invitas a cenar una de estas noches te lo digo.—dijo Lagio un tanto condescendiente.
—De acuerdo, tu ganas... Te invitaré a cenar una de estas noches.—Arrancó el coche, le volvió a sonreir y se fue. Aunque iba pensando por el camino que para lo joven que era ese joven italiano tenía mucho desparpajo y atrevimiento.
     Lagio camino satisfecho hacia el instituto. No lo podía evitar esa Maggie lo había hipnotizado. Él sabia que por lo menos era 3 o 4 años mas joven que ella. Pero le daba igual.
     Entrando en el instituto empezó a saludar a todos sus compañeros, la sonrisa de oreja a oreja que tenía no la podía disimular para nada. Aunque algunos compañeros se preguntaban que le había pasado para que llevara ese morado en la cara.

                                  +++++++++++


     En las escaleras del torreón se escuchó unos pasos a lo lejos que venían de abajo, por fin se aproximaba el asistente.
—¿Que podemos hacer para pararlo?—dijo Milani.
—Haremos que tropiece, luego cuando intente reponerse nos habremos colado, o bien en la alguna de sus botas, o en algún zurrón.—contestó el alcalde.
     Se prepararon todos en el rellano, había dos especies de columna en el rellano, por lo que quedaron detrás, hasta poder localizar al asistente.
     Un joven delgado, con cara de agobio, con un habito de monje puesto y con una alforja, que subía como podía las escaleras.
     Cuando llegó al rellano, tropezó con una cuerda que habían tensado los duendes, dos en cada lado del rellano. Los duendes fueron detrás dando vueltas por el rellano. Rápidamente se incorporaron.
—¿Quién me manda a mi tropezar?—dijo el asistente.
     La bolsa que llevaba con comida se le cayó de las manos, lo que aprovecharon dos de los duendes para meterse dentro de la alforja.
     El asistente se levantó y volvió a coger su alforja.    Notó en cierto modo que era un poco más pesada. Pero no le dio importancia ya que a su Señor Melderhim, no le gustaba el retraso a la hora de la comida y cena.
Milani+constanci     Los dos jóvenes duendes, Milani y Constanci quedaron mirando como poco a poco el asistente con los acompañantes  iba subiendo hasta perderse en el infinito de las escaleras que subían hacia el cielo.
     Cuando llegó el asistente al torreón, las  gotas de sudor le caían de la frente, pese que todo estaba oscuro y hacia un ligero tiempo frio. Resopló, y pico en la puerta de la entrada del torreón.
—Adelante, pasa, tienes que bajarte cosas —dijo Melderhim sin quitar ojo a una especie de telescopio antiguo que tenía.
     El ayudante entró, dejó la bolsa primero en el suelo. Los duendes aprovecharon la situación para salir de la bolsa y colocarse debajo de la silla donde estaba sentado Melderhim.
     El asistente recogió, vasos, y platos vacíos que había en la mesa y sacó lo que había en la bolsa que él había llevado y lo puso en la mesa.
     Una botella de vino, un pan muy grande y un surtido de carne curtida de jabalí. Tambien sacó un trozo de queso y un racimo de uvas.
     Rápidamente, el asistente después de cerrar la puerta se dispuso a bajar por las escaleras, con una especie de cara de resignación ya que ese protocolo lo hacia como tres o cuatro veces al dia.
—Ya podéis salir, veniros a comer conmigo. Esta noche no cenaré solo.—dijo Melderhim a los visitantes.
—¿Como has sabido que estábamos?—dijo el alcalde sorprendido, mientras salía de estar debajo de la silla.
—Vuestro olor es muy característico. —comentó Melderhim.
   Fueron subiendo los duendes, treparon por los faldones de la mesa hasta que llegaron arriba. Melderhim los miró y empezó a repartir la comida.  Aunque con una rodaja de embutido de jabalí los tres duendes  ya tenían bastante. Y mientras, comían, empezaron hablar.
—Estamos buscando con desesperación a Lagio, ¿Sabes algo de él?
—Lagio,... el querubín.—dijo Melderhim.
—No, lagio el duende —respondió el alcalde, con mucha contundencia.
     En ese preciso momento Melderhim puso vino en su copa de barro y se dispuso a beberlo. Cuando acabó la copa se limpio los labios con las grandes mangas de su atuendo.
Anabais y su esposo, no podían tener hijos, ya lo sabéis—dijo Melderhim y prosiguió: No me es permitido crear vida, no soy Dios. Y los Seres que nos vigilan no lo permitirían. Pero si se puede hacer transmutación de almas—contestó Melderhim.
—Y de quien, o de que lo has transmutado—preguntó el alcalde, el único que entendió la situación, ya que los sabios aun se estaban rascando la cabeza intentando indagar que había querido decir.
—¿Importa mucho eso? Hicimos a un matrimonio feliz,—dijo Melderhim.
     Al alcalde no le convenció mucho la respuesta.—Queremos saber de donde lo transmutaste a Lagio, hay escritos antiguos que aseguran que la verdad nos puede hacer libres. Y yo creo que aquí hay medias verdades o si me apuras medias mentiras.
     Ante la pregunta contundente del alcalde, este, dejo de mirar por el telescopio. Se empezó a rascar su larga barba blanca. Tanto atrevimiento por parte del alcalde no le gustó ni un pelo. Y se empezó a fijar en los duendes.
—Os veo que los años os han hecho efecto, estais casi tan viejos como yo—dijo Melderhim y se empezó a reír.
Pero como vió que el alcalde no le seguia el juego, dijo:
—Esta bien, os lo voy a contar.... Lagio es un querubín de un cuadro de un famoso pintor del Renacimiento llamado Sarinelli.
—!Un querubín¡ ! Un angel! —dijeron los duendes al unísono.
—Si, un angel, que hace tiempo que lo transmute para ser un duende y luego para un  humano—sorprendió Melderhim.
—Pero se supone que una pintura no tiene vida por si misma—dijo el alcalde.
Sarinelli fue uno de los pintores más desconocidos de la vieja Italia. Sus cuadros, eran calabozos donde introducíamos todo tipo de seres en rebeldía. Por eso tiene muchos cuadros de demonios y alguno de querubines, de ángeles traviesos que aunque no eran malos a veces no se sabíamos que hacer con ellos.
—O sea, que ahora mismo está en la Tierra. —dijo el alcalde.
—si, en la tierra, donde estais ahora vosotros, pero en otra época.—contestó Melderhim.
—¿Cuánto hace de eso?—volvió a preguntar el alcalde.
—Es una pregunta un poquito pretenciosa, no te parece... el concepto espacio-tiempo sabes que son leyes muy relativas. lo que para nosotros es un segundo, en otra dimensión sabes que pueden ser años. Por lo tanto, no te voy a responder. Tiene encomendada una gran misión.
     Los duendes enmudecieron, no lograban entender que estaba pasando.
     El Gran Melderhim prosiguió hablando :
—Ya sabéis que no me gusta dar explicaciones. Pero bueno, ahi va eso. Hay una potente empresa de ultima tecnologia en la Tierra, que tiene un oscura intención de subyugar al ser humano. Potentes fuerzas oscuras están detrás de todo eso. Muchos demonios de otros cuadros de Sarinelli lograron escapar y se estan organizando. He mandado a Lagio, que junto con la Magícae Infinitum que irá descubriendo poco a poco, combatirá contra estas fuerzas del mal, en una sana i clara intención de librar al ser humano de la subyugación de los demonios.
—Melderhim, necesitamos que vuelva a casa, no queremos preocupar a sus padres—dijo uno de los sabios pegándole un buen bocado al embutido de jabalí.
—Es imposible, el destino de este joven está escrito, no hay más que hablar, y vosotros, debéis de volver a vuestra aldea.—Contestó Melderhim, el cual empezaba a malhumorarse, no estaba a costumbrado a que le llevaran la contraria y a dar tantas explicaciones.
—Los dos sabios y el alcalde, se juntaron para hablar bajito, ya que debían de unificar ideas, ante el razonamiento de Melderhim.
—No podemos dejar a Lagio solo, aparte de que Melderhim aunque es buena persona a veces es muy enérgico en sus razonamientos—dijo uno de los sabios.
—Pero tampoco podemos volver y despertar al pueblo.—contestó el alcalde.
—¿Que podemos hacer?—Preguntó el otro sabio.
Melderhim los dejaba que cuchicheasen entre ellos, sabia que tenían que tomar alguna decisión.
—Mirad, esto es lo que vais hacer ahora...—sugirió Melderhim.
—Mandareis a la Tierra a los dos jóvenes que tenéis en la escalera. Los demás viajareis a vuestra aldea. Y ya os daré instrucciones de lo que tenéis que hacer.
torreon+del+melderhim—A esos jóvenes ineptos, pero si solo valen para buscar problemas —dijo uno de los sabios.
—Hay un escrito antiguo que leen mucho en la tierra que dice algo así "De lo necio y vil del mundo fueron elegidos para avergonzar a los sabios". Ellos aún pueden demostrar, tienen futuro por delante, vosotros lo único que tenéis son recuerdos de experiencias vividas pero con los recuerdos no se puede combatir.—dijo Melderhim.
     El alcalde miró a Melderhim, no entendía su decisión pero nada podían hacer al respecto. Ya que en una pasada discusión que tuvieron antaño, el Guardian del Universo les cerró el pozo, y por lo tanto se acabaron los viajes estelares. 
    Por lo que, bajó de la mesa junto con sus compañeros, con cara de pocos amigos y sin decirle adios a Melderhim se dispusieron a marchar por las escaleras.
     Cuando abrieron la puerta del torreón, miraron hacia detrás donde quedaba Melderhim, ya que sabían que poco más lo verían, y cuando salieron hacia las escaleras fueron absorbidos, de repente, por una extraña energia. Un viento recio empezó muy fuerte. Parte de los planos y papeles que tenía Melderhim fueron expulsados hacia el vacío. Melderhim no pudo hacer nada al respecto, solo propiciar un taco o palabrota en sanscrito. 
     Empezaban el camino de vuelta a casa. Aquella situación era bastante mareante, ya que daban vueltas sobre si mismos, pero nada podían hacer ante el poder de Melherhim, el guardian del Universo.
      Mientras, abajo estaban esperando Milani y Constanci. 
     A Constanci le sonaban las tripas del hambre que tenia y ya empezaban a impacientarse, pues los sabios junto con el alcalde no aparecían. Y las horas iban pasando.
—¿Que vamos hacer como no bajen?—Preguntó Milani.
—No lo sé, ni idea —respondió Constanci.
   La escalera empezó a temblar... los duendes se empezaron asustar, cuando de repente fueron absorbidos por una energia extraña que se los llevó.  
     Ellos no entendían nada, pero se dejaron llevar, estaba claro que nada podían hacer al respecto. Y en cierta forma, eso era lo que ellos buscaban desde hace tiempo. Aventuras trepidantes y épicas que querían vivir a toda costa. Iban a ser un gran apoyo para Lagio, lo único que ellos no sabían que Lagio tenía forma humana, y ellos, simplemente eran unos duendes.

CONTINUARÁ.

CONTINUACIÓN HACIA EL SIGUIENTE CAPITULO


SI QUIERES EMPEZAR LA SERIE CLIKEA AQUI