viernes, 16 de marzo de 2018

CREATIKUS cap. 2 Cuando las lunas de Vedrum se crucen/creattikus the elves of inspiration

LOS DUENDES DE LA INSPIRACIÓN




Creatikus-cap-2-las-lunas-de-vedrum
Las lunas de vedrum

     Constanci estaba desesperado. El era el mayor del grupo. En cierta forma siempre había liderado.   Sin embargo, esta situación le venía un poco grande. Se negaba a aceptar que uno de sus mejores amigos había desaparecido como por arte de magia. Lagio se esfumó, desapareció.
     Con mucha insistencia buceó todo el pozo. Tocó el suelo con sus manos y las paredes. Aguantó la respiración incluso más de lo permitido, estableciendo su propio record. Esa era una de las actividades que solían realizar los tres; bucear a ver quien aguantaba más. Parece ser que eso ya pertenecía a otros tiempos.
     Para él, todo esto era inadmisible. Se escapaba de su control. Se sentía débil, frustrado, enrabiado y muy triste.
     Al salir del pozo se quedó por unos instantes mirando la luna, apoyado con sus brazos en la parte superior del muro. De la impotencia que sentía no pudo evitar que algunas lágrimas se les escapasen y recorrieran su rostro.
     Cuando vino el alcalde con Milani y el grupo de sabios se lo encontraron sentado en el suelo, con la espalda apoyada sobre el muro del pozo, completamente empapado de agua y con los ojos cerrados.
     El alcalde se le acercó y agachándose para estar a la misma altura le preguntó:
     -- ¿Sabes algo de Lagio?
     Constanci levantó la cabeza y le dijo -- lo he intentado todo. He buceado por dentro. He palpado cada metro del pozo con mis manos. Me he quedado casi sin respiración, pero... no lo he encontrado.
Ya no se me ocurre nada más que hacer.--
     --Tranquilo Constanci. Has hecho lo que has podido.-- dijo el Alcalde, y dirigiéndose a todos expuso:
     -- Vamos a peinar la zona en grupos de dos, menos los que iremos al norte que seremos tres.
Peinaremos un radio de ocho kilómetros desde el pozo en los cuatro puntos cardinales. Palmo a palmo iremos comprobando todo el terreno. Cualquier pista lo comentaremos después.--
     Los grupos marcharon con rapidez con sus quinqués llenos de aceite y guiados por el resplandor de la luna que por aquellas latitudes era muy potente. Con la esperanza de encontrar algún indicio o algo que les llevara a la presencia de Lagio.


                                         
creattikus-cap2-el-adventador
La desesperación de Constanci

     Pero, pasó el tiempo y volvieron de madrugada. Fueron directamente a la casa del alcalde. Cansados, y sin ganas de seguir buscando. La noche fue muy larga. Y la decepción acampaba en sus corazones. 
     En la casa del alcade, plano sobre plano fueron comparando todos los bocetos del pozo, de cuando mucho tiempo atrás fue construido. En todos los planos daba el mismo resultado. Estaba el pozo ciego, es decir sin ninguna salida subterránea ni conexión al exterior.
 
     Milani y Constanci se fueron directamente a sus casas, les encargaron que llevasen la bestia del campo a la cuadra. En un par de horas comenzaba sus jornadas de trabajo. Los dos tenían negocios familiares que atender. Confiaban en que los sabios junto con el alcalde tomasen algúna decisión idónea sobre la situación.
     -- No hay mas remedio que ir e informar a los padres de Lagio de su desaparición --comentó el alcalde a los sabios que allí estaban.
     --Sería bueno mandar un mensajero que vaya preguntando por el paradero de Lagio en las demás aldeas de la demarcación --comentó uno de los que allí estaban.
Creattikus-cap-2-las-lunas-de-vedrum      Uno de los sabios, llamado Angilo se levantó de la silla. Y poniéndose en medio comentó al respecto:
     -- Todos somos conscientes de que Julius y Anavaig han sido siempre un ejemplo en la aldea. Exceptuando algunas travesuras de su hijo Lagio que todos conocemos. Y también, todos sabemos lo que sufrieron cuando los Seres que nos vigilan no les daban el don de tener hijos.
     Todo esa situación la sufrimos en comunidad. ¿No os acordáis? Luego cuando vino el regalo. Cuando inesperadamente vino Lagio, lo celebramos en la aldea. Declaramos día festivo y nadie fue a trabajar ese día. Compartimos con la familia su dolor pero también su alegría.--
     En ese momento se levantó otro sabio. Geído era su nombre, y preguntó :
     --Todo eso que dices esta muy bien... Lo que no entiendo es a donde nos quieres llevar a parar.--
    -- El sabio Angilo que expuso lo del matrimonio, se giró hacia todos y dijo:
   --¿Os queda polen mental?
   En ese momento se escucho una pequeña exaltación de todos y luego acto seguido un ruido de fondo como de murmuración. El alcalde participó diciendo:
   -- El polen mental tiene tres componentes: Te hace dormir, te hace olvidar o reaviva todos los seres dormidos. No hay más . De las tres, ¿Para cual lo quieres?
   --Para dormir. He pensado en dormitar a los padres de Lagio hasta que demos con la pista de Lagio y lo traigamos sano y salvo a casa. Quiero evitarles cualquier tipo de sufrimiento. No se lo merecen.
    -- Pero, eso traerá la maldición de Melderhim y no caerá bien en los Seres que nos vigilan -- Contestó otro de los sabios, el mas fumador, el que nunca acababa su pipa.
     -- !Que los zurzan¡ --Comentó en voz fuerte Angilo, el sabio.
     -- ¿Como? --Contestaron todos.
     -- Llevamos castigados cincuenta años, sin poder bajar a la Tierra por una pequeña gamberrada que hicimos nosotros cuando éramos jóvenes como Milani, Constanti y Lagio. ¿Qué no los veis? Son pastados a nosotros.
     -- Si, pero eso pasó hace mucho tiempo.--contestó el Alcalde.
     -- El pozo se cerró. Pero todos sabemos que cuando las lunas de Vedrum se cruzan. Si estamos situados en el ángulo exacto podremos viajar a las moradas de Melderhim. Y allí podremos hablar con él. Estoy cansado de que demos pleitesía hacia alguien que no se preocupa lo más mínimo sobre nosotros.--Contestó el sabio Angilo con mucha emotividad.
     Todos los allí presentes se callaron, parece que el sabio Angilo hablaba a través de sus conciencias. Llevaban mucho tiempo sin saber de la existencia de su benefactor.
     -- Bueno, si nos castiga es señal de que le importamos.--Contestó el ultimo sabio que de momento había permanecido callado.
     El alcalde se levantó y propuso lo siguiente :
     -- Tres de nosotros mañana viernes cuando se crucen las lunas de Vedrum viajaremos hacia Melderhim, y dos irán ahora para dormir a toda la aldea y se quedarán para vigilar que no venga ningún foráneo. ¿Os parece bien?
     -- Si, alcalde. --dijeron todos los sabios.


                            >>>>>>0<<<<<<

     Milani y Constanci caminaban en esa mañana hacia sus hogares. Un nuevo día de trabajo duro les esperaba, atendiendo sus respectivos negocios familiares. Milani de panadero y Constanci de zapatero.
     --Creo que los sabios saben cosas que nosotros no sabemos -- dijo Milani.
     -- !Por eso son sabios¡ --contestó Constanci.
    Siguieron andando pero hubo un momento que Milani paró y se dirigió a su compañero diciéndole:
     -- Sabes que todos los viernes cuando se cruzaban las Lunas de Vedrum estábamos en el pozo ¿Verdad? Pues no se... creo que hay algo que no me cuadra. Pienso que mañana si vamos al cruce enfrente del pozo algo pasará...tengo esa extraña intuición.
     Mientras iban andando se dieron cuenta a lo lejos que dos de los sabios marchaban, cada uno con un aventador de esparto para las chimeneas.
     Constanci se dio cuenta y paró a Milani, le dijo:
     --!Espera! ¿Que hacen estos con un aventador de esparto? ¿Qué fuego tienen que avivar a estas horas, o apagar? No lo entiendo...
creattikus-cap-2-cuando -las-lunas-de-vedrum-se-crucen
Uno de los sabios con el aventador de madrugada.
     Milani y Constanci se extrañaron mucho y los siguieron sigilosamente, y cuando llegaron los sabios a la primera casa, los jóvenes se escondieron detrás de un árbol.
     Los sabios con una escalera subieron a a la chimenea. Y de una bolsita que tenía uno de los sabios en su zurrón sacaron unos polvos brillantes que los tiraron por la chimenea. Y con dos aventadores bien cogidos empezaron a soplar aire para el interior de la casa.
     Luego bajaron por la escalera de madera que llevaban y mirando por la ventana comentaron al respecto:
     -- !Están dormidos! Vamos a la siguiente casa.
     Todo eso extrañó mucho a los jóvenes que los fueron siguiendo. Se dieron cuenta de que algo no cuadraba. Ellos no querían que los durmiesen como al resto. Por lo que decidieron salir pitando de la aldea para poder reflexionar sobre lo que vieron al respecto.

Los jóvenes duendes salieron de la aldea. No querían dormir sino vivir múltiples aventuras.

                                                      CONTINUARÁ

Capitulo 3. Viaje hacia Melderhim



Si te gustó este capitulo, posiblemente también te gustara:
CREATTIKUS  cap I  EL POZO DE AHMRANI


En el blog, debajo del contador de visitas, Si, a tu mano derecha, hay unos pequeños cuadritos para subscribirte. Y así podrás tener noticias sobre mis publicaciones, libros, consejos, etc...
                         

David 

1 comentario: